I Jornadas Gastronómicas Ciudad De Fraga, 2012.

Con un sobresaliente calificaba Javier Catalán, concejal de Desarrollo Económico del Ayuntamiento de Fraga, la nueva propuesta del sector gastronómico fragatino. «La ciudad se ha volcado y los restaurantes que han tomado parte se han visto obligados a realizar incluso un sobre esfuerzo para atender a la gente interesada en probar esos menús», señalaba el concejal, que considera que esta iniciativa ha colocado a la ciudad en primera página de la actualidad aragonesa. En la primera edición de las Jornadas Gastronómicas ‘Ciudad de Fraga’ participaron cinco restaurantes fragatinos que prepararon un menú especial, al precio de 25 euros; un menú que acompañaron con vinos de las bodegas Nuviana y Valonga. Menús de lujo a precios asequibles.


Los expertos, en Fraga

Para abrir boca, el 23 de febrero, una treintena de gastrónomos aragoneses y catalanes se desplazaron a Fraga para conocer de primera mano nuestra gastronomía. La jornada estuvo repleta de actividades, con una visita guiada al casco histórico y a los restaurantes participantes. Los expertos invitados también pudieron degustar productos elaborados por empresas de la comarca (Aceites del Cinca, Aceites Sorolla, Carnicería Ernesto, Kiosco Casanova, Menal y Panadería D&C).

La jornada culminó con una cena en la que pudieron degustar algunas de las propuestas incluidas en los cinco menús preparados especialmente para la I Semana Gastronómica. Se ponía a prueba nuestra cocina: debía superar la exigencia de los mejores y obtener la necesaria proyección exterior que requiere un evento de este tipo, que quiere convertir el patrimonio cultural y gastronómico en herramienta de desarrollo económico. Y el examen se superó, con nota.

El resultado de la Semana Gastronómica fue muy positivo. Durante los días laborables, los restaurantes experimentaron un 20% de incremento en el volumen de trabajo, cifra que se desbordó el fin de semana. Hubo lleno en todos los restaurantes, «que no pudieron dar de comer a todas las personas que hubieran querido», apuntaba Gregorio Abadía, responsable de la Comisión de Hostelería de La Intersectorial. Los cinco restaurantes fragatinos –Espai Oró, + Billauba, Hotel Casanova, Restaurante Martín y Pepito Casanova- despacharon durante la I Semana Gastronómica Ciudad de Fraga más de un millar de menús.

«Ha sido un gran éxito, la afluencia de clientes fue masiva», aseguraba Abadía, que daba las gracias al público «que ha confiado en nosotros». Gente que llegó a visitar hasta tres restaurantes diferentes; comensales llegados de fuera, tanto de la provincia de Lérida como de municipios de Zaragoza y Huesca... son datos que hablan de la gran acogida que ha tenido la iniciativa en el público. Y también en los medios de comunicación, apuntaba Gregorio Abadía, que «hicieron una difusión importante y eso ha ayudado mucho. La gente se dio cuenta rápido de que nuestra apuesta iba en serio y que había materia prima y establecimientos de primer orden.»

El concejal de Desarrollo Económico de Fraga destacaba el impulso que suponen este tipo de actividades: «Hablamos de gastronomía, pero se pone en valor toda Fraga. Estamos más que satisfechos de lo que este evento ha reportado a la economía local», aseguraba Javier Catalán.


LA SAL DEL TURISMO

Miguel Caballú reivindicó el valor de la gastronomía como herramienta de desarrollo económico en la charla “La gastronomía, sal del turismo”, que formó parte del programa de la I Semana Gastronómica Ciudad de Fraga. Este gastrónomo, periodista y vicepresidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis y la Academia Aragonesa de Gastronomía, destacó el potencial gastronómico-turístico de Fraga y remarcó la necesidad de explotar lo que tenemos: «La gastronomía es una actividad cultural que influye en el turismo y el turismo es economía. Por tanto, la gastronomía es economía. Las condiciones de Fraga para ser un emporio gastronómico, para hacer elaboraciones que trasciendan, son inmejorables, pero hay que luchar para conseguir que la gastronomía tenga el papel que merece. Se habla a menudo de ruinas arqueológicas y se potencian, pero hay que trabajar la gastronomía más. De cada 10.000 habitantes, uno puede ser arqueólogo, pero los 10.000 comen».

© 2013. RESTAURANTEMARTIN.COM
Diseño: isaacmartin.es